Consecuencias del uso de descalcificadores de sal

La cal es un gran problema en el agua que puede afectar la salud, los equipos electrodomésticos, cerámicas y mamparas en casa. Sin embargo, los descalcificadores de sal pueden resultar incluso peor que el problema original. Muchos expertos en el tratamiento de agua recomiendan no usar este tipo de equipos, por lo que han llegado a prohibirse en algunos países. 

¿Qué es un descalcificador de sal? 

El agua potable en algunas ciudades puede ser de elevada dureza, eso significa que contiene mucha cantidad de calcio y magnesio por lo que su consumo no es recomendable. Incluso al contacto con la piel este tipo de agua puede provocar resequedad. 

Es común ver como el agua “dura” deja marcas de cal en las paredes y suelo de los baños, también en grifos, ropa, ollas e incluso en electrodomésticos como lavadoras, lavavajillas, cafeteras o cualquier otro equipo que funcione con agua. 

La cal va más allá de un mero efecto estético, afecta las tuberías creando obstrucciones, dificulta que en el agua se disuelvan sustancias como el jabón y retrasa su calentamiento. Es por esa razón que han salido al mercado los conocidos descalcificadores, el de sal fue uno de los primeros en aparecer. 

El descalcificador de sal funciona creando en el agua una reacción química la cual consiste en verter sodio para ablandar el líquido. Este proceso produce un intercambio de iones entre los del calcio y el magnesio por los del sodio. Esta sustitución que en principio se consideraba inofensiva con el paso del tiempo ha demostrado ser todo lo opuesto. 

El problema de los descalcificadores con sal

Estos descalcificadores emplean en su funcionamiento grandes cantidades de sal, a tal punto que contaminan el agua volviéndola tan abrasiva que no se puede emplear para consumo humano, lo que hace que sea necesario instalar un segundo equipo para descontaminar el agua y quitarle el sodio. 

No será suficiente tratar el agua con un descalcificador de sodio, pues no podrás usarla para los usos comunes en casa. Otro problema que deberás tener en cuenta es que este aparato produce una pérdida enorme de agua, un gasto costoso para el medio ambiente y que seguro impactará en tu factura mensual. 

El agua descalcificada con sal es muy dañina para el suelo, por lo que al estar en contacto con materia orgánica como plantas y flores las mata. Si tienes un jardín o plantas no podrás usar esta agua para regarlas. Los descalcificadores generan agua residual que va a los océanos y ríos afectando la permeabilidad y generando infiltración. 

¿Y cuál es la alternativa? 

En Distinguished contamos con Turbical, un sistema para la eliminación de residuos sólidos y calcio en el agua que pasa por las tuberías. Este equipo saludable y respetuoso del ambiente no emplea sal o energía eléctrica y tampoco altera la composición del agua. 

Turbical es capaz de prevenir la corrosión y el óxido, aumentando la fuerza del caudal de agua, alargar la utilidad de electrodomésticos y ofrece otros beneficios adicionales como la eliminación del cloro en las piscinas y otras sustancias químicas. 

Te ofrecemos este equipo con una garantía de 7 años y con mantenimiento a nuestro cargo . ¿Listo para elegir la opción adecuada?

¿Deseas un estudio personalizado para tu hogar o centro de trabajo?

Contáctanos y te haremos un estudio a medida

MÁS INFORMACIÓN